Keith Jarrett Trio – I Fall In Love Too Easily

Sophie Le Grelle  animation gif eyes body GIF

https://giphy.com

ASÍ FUE EL PATRÓN DE DESTRUCCIÓN DEL SISMO EN LA CDMX (MAPA)

EL SISMO QUE AZOTÓ AL CENTRO DE MÉXICO TUVO UN PATRÓN INESPERADO EN LA CAPITAL DEL PAÍS.

Resultado de imagen para ASÍ FUE EL PATRÓN DE DESTRUCCIÓN DEL SISMO EN LA CDMX (MAPA)

El terremoto registrado el pasado 19 de septiembre de 2017, en el centro de México, se originó en un lugar inesperado. Si bien la mayoría de los sismos que han afectado a este país a lo largo de su historia provienen del sur del país, en las costas del Oceáno Pacífico, en esta ocasión el pulso telúrico tuvo su epicentro en la frontera de los estados de Puebla y Morelos –es decir, se originó en un punto mucho más cercano a la Ciudad de México–. Por esta razón la alarma sísmica no sonó, ya que está diseñada era detectar movimientos provenientes de las costas del Pacífico, puntualmente movimientos entre placas, pero este reciente temblor se originó a partir del movimiento dentro de una sola placa. 

Todos sabemos que la fragilidad de la Ciudad de México ante los sismos, o su propensión a resentirlos, tiene que ver con el pasado lacustre de la capital mexicana. Suelos arcillosos, blandos, yacen al fondo de una buena porción de una de las metrópolis más grandes del mundo; y esto amplifica considerablemente los movimientos telúricos. Por eso ahora resulta no digamos ya interesante, sino obligado, entender exactamente cuál es la zona de la ciudad edificada sobre el antiguo lago. De hecho, si observamos el patrón de zonas más castigadas por el sismo del 19 de septiembre, y le sobreponemos un mapa del viejo lago, podemos entender por qué desde Xochimilco hasta Reforma, pasando por División del Norte, Coapa, Culhuacán, Tlalpan, la del Valle, Narvarte, Roma y Condesa, padecieron tanto el temblor.

En su artículo para la revista Nexos, Salvador Medina Ramírez analiza mapas de intensidad del sismo reciente, en contraste con el pasado lacustre y la respuesta salta a la vista: la franja azotada se corresponde con uno de los bordes de esta área acuosa que estaba conformada por cinco lagos. 

Localización de edificios afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017 y localización de la cuenca de los antiguos lagos del Valle de México. 

Sin duda las circunstancias forzarán una vez más a México a extraer un aprendizaje histórico de la tragedia. Es fundamental hacerlo, revisar nuestro uso y administración del agua –que impacta directamente sobre los mantos acuosos–, las regulaciones en materia de edificación, las políticas asociadas y, en general, la cultura de prevención de la población. 

http://pijamasurf.com

Fotografías de Elsa Medina

Resultado de imagen para elsa medina fotoperiodista

Resultado de imagen para elsa medina fotoperiodista

Resultado de imagen para elsa medina fotoperiodista

Resultado de imagen para elsa medina fotoperiodista

 

Un pinche chilango

La de México es la ciudad de la fe, la esperanza y la caridad…

 Resultado de imagen para cdmx

 

La Ciudad de México no es mi ciudad. Primero por razones académicas y luego estrictamente económicas, he vivido de arrimado a ella los más recientes 43 años y algunos meses más.

México, Distrito Federal  —no la marca CDMX—,  ha sido generoso conmigo. Me ha dado carrera, empleos, mujer, dos hijas, un yerno, una nieta y un nieto; amigos, compañeros y también malquerientes.

Maestra insustituible, me ha enseñado la vida. Con ella, el gozo y la tristeza; el amor y el desamor; el placer y el dolor; el éxito y el fracaso; lágrimas y risas, como en los cuentos de Yolanda Vargas Dulché.

He aprendido que la fe se llama Guadalupe, madre en el Tepeyac, y Judas Tadeo en pleno Paseo de la Reforma o en un vagón del Metro; que los milagros ocurren en cualquier esquina donde una imagen religiosa impide la formación de un basurero.

Sí, aquí también aprendí que hay quesadillas que no son necesariamente de queso y que las hay de un manjar llamado chicharrón prensado; que las canastas de los tacos se envuelven en hules azules o no son de canasta; que con los bolillos se hacen tortas cubanas que no se conocen en Cuba, que las hay de chilaquiles y también de tamal, llamadas guajolotas; que el atole es de sabores y que ningún taco, sobre todo si es de pastor, a nadie se le niega.

Que hay peseros que no cobran un peso; que micro no es diminuto, sino un armatoste para transportarse. Más de la mitad de sus taxistas, de sus taqueros y de los que practican otros oficios nos chingamos una rodilla, patrón, lo que nos impidió culminar una brillantísima carrera futbolística, que qué Hugo, Chicharito, bueno ni siquiera Cristiano Ronaldo o Messi… que ese mismo taxista puede ser el mejor médico que jamás te vaya a atender.

La habitamos seres extraños, quizás locos. Quizás es una herencia o quizás homenaje inconsciente a sus fundadores, un chingo de indios (verdes, algunos de ellos) que eran bien chingones, según el idioma original, quienes hace ya un chingo de años decidieron buscar y perseguir a un águila,  pero no cualquier águila, sino  una que devoraba una serpiente y que lo hiciera, requisito indispensable, sobre un nopal para fundar su ciudad. Y la encontraron. Por eso hubo que construir rascacielos sobre un lago y así se hizo.

Una ciudad que tiene un desierto que no es desierto ni tiene leones y que tiene un parque de los venados donde no hay venados, y un niño perdido que nunca ha sido encontrado. Y cuyos máximos superhéroes tienen cuatro patas y ladran.

Aquí he sobrevivido a dos terremotos, muchos temblores y a la contaminación; a las inundaciones, ahora llamados “encharcamientos”; a la falta de agua; a las banquetas ocupadas por comerciantes, a los truenos de todas las madrugadas de los cohetes para celebrar a toda capilla que se respete; al agobiante tránsito y al pésimo transporte público; a la corrupción y a los malos gobiernos del PRI, del PRD y su desprendimiento Morena, del PAN y de todos los demás; a la gandallez y a la delincuencia.

Además, aquí juegan los Pumas.

Aquí puede ocurrir todo lo que no puede ocurrir ni ocurre en ninguna otra parte del mundo. Lea, una historia de tantas: La tarde del martes 19 de septiembre, el escribidor se quedó atrapado en su auto sobre la Calzada de Tlalpan. Por el espejo retrovisor vio venir a una runfla de motociclistas, enchamarrados de negro,  quizá con cara de piratas modernos bajo el casco, a la hora que las redes sociales decían que ésos u otros iguales se dedicaban a asaltar sobre esa calzada y en Santa Fe, aprovechando el congestionamiento provocado por el terremoto.

Precavido, como los demás automovilistas, me hice como pude (ya estamos entrenados) a un lado: pasaron más motociclistas y atrás de ellos un convoy del Ejército, con militares armados, los mismos que otros días combaten al crimen organizado o desfilan para celebrar la Independencia, y junto con ellos, en los mismos vehículos, chavos armados con picos, palas o sólo sus manos,  rumbo a rescatar a gente que ni conocían ni conocerán. Que el hecho puede tener infinitas explicaciones, justificaciones e interpretaciones, sin duda, y la suya es la que valdrá para usted, pero es imposible que ocurra en la mayoría de los países latinoamericanos, y acá, sí.

La de México es la ciudad de la fe, la esperanza y la caridad…  porque también hay taxistas que saben de las virtudes teologales.  Es la ciudad de la solidaridad plena, etérea y eterna, instantánea y también momentánea. No es mi ciudad, apenas soy su entenado, pero hoy más que nunca es mi orgullo creer que soy “un pinche chilango”.

GERARDO GALARZA

http://www.excelsior.com.mx/opinion/

Obras de Martha Chapa

Resultado de imagen para martha chapa obras

Resultado de imagen para martha chapa obras

Resultado de imagen para martha chapa obras

Resultado de imagen para martha chapa obras

Resultado de imagen para martha chapa obras

 

En breve

Resultado de imagen para José Luis García Martín
Era tan buen poeta como Virgilio y no menos escrupuloso: antes de morir, pidió a sus amigos que quemaran sus manuscritos. Tuvo la mala suerte de que le hicieran caso.

Cuando el cura le preguntó si quería a aquella mujer como su legítima esposa, respondió: ¿Podría repetirme la pregunta?

Otro distraído: fue a echar una carta y, cerca ya de correos, advirtió que se le había olvidado salir de casa.

Le gustaban tanto las mujeres que nunca se casó: quería probarlas todas antes de decidirse por alguna.

A aquel tímido no hubo manera de santificarle. Cuando hacía un milagro, nadie se enteraba de que había sido él. Las sospechas eran muchas, pero ninguna pudo confirmarse.

Era un fantasma tan educado que siempre daba tres golpes en la pared antes de aparecer.

Quiso empezar una nueva vida y se mudó a una remota ciudad en la que no le conocía nadie, pero de pronto, al verse reflejado en un escaparate, se dio cuenta de que no había servido de nada ya que le había seguido su mayor enemigo.

Me dijeron que en la India vivía el hombre más sabio del mundo. Vendí todo lo que tenía y fui a buscarle. Cuando llegué, hacía poco que había muerto y me ofrecieron ocupar su lugar. Acepté, ¿qué remedio? No me quedaba dinero para volver a casa.

“¡Haz desaparecer a mi mujer!”, gritó el bromista para burlarse del mago. La mujer avergonzada fue luego a pedirle disculpas al camerino y desde entonces le acompaña a todas partes.

“¿Qué tengo que hacer para ser feliz?”, le pregunté al hombre más sabio del mundo. “Si lo supiera, no sería el más sabio del mundo, sería el más feliz”.

Judas, tras su traición, se largó al casino a jugarse las treinta monedas Tuvo tanta suerte que las multiplicó por cien. Y ese fue solo el principio de su fortuna. Lo del ahorcamiento no es más que una leyenda piadosa que hicieron correr los primeros cristianos para evitar el mal ejemplo.

Don Juan, ya viejo y solo, quiso dar una fiesta en la que reuniría a todas las mujeres a las que había amado. Se puso a hacer la lista y resulta que no recordaba ningún nombre, que todo era una confusión de senos, muslos, rubias y negras cabelleras. Entonces descubrió que no había amado a nadie. Y que por eso lo había pasado tan bien. Murió sonriente y feliz.

 
http://cafearcadia.blogspot.mx

El Roto

El Roto

El secreto del enigmático Fulcanelli

Se cumplen 50 años de la publicación en España de «El misterio de las catedrales»

Vidriera de la catedral de Notre Dame de París
Vidriera de la catedral de Notre Dame de París – WIKIPEDIA

«La más fuerte impresión de nuestra primera juventud -teníamos a la sazón siete años- de la que conservamos todavía vívido recuerdo, fue la emoción que provocó en nuestra alma de niño la vista de una catedral gótica. Nos sentimos inmediatamente transportados, extasiados, llenos de admiración, incapaces de sustraernos a la atracción de lo maravilloso, a la magia de lo espléndido, de lo inmenso, de lo vertiginoso que se desprendía de esta obra más divina que humana». En 1967 los españoles leían por primera vez en castellano estas primeras líneas de uno de los libros más enigmáticos jamás publicado. Todo en «El misterio de las catedrales» intrigaba -y aún intriga-: ¿Qué enigma escondían las catedrales? ¿Qué secreto se revelaba entre sus páginas? ¿Quién se ocultaba bajo el seudónimo de Fulcanelli?

El libro había visto la luz por primera vez en Francia en 1926, en una edición de apenas 300 ejemplares lujosamente ilustrada por el pintor Jean Champagne. Firmaba el prólogo el joven Eugène Canseliet, que se presentaba como discípulo del autor. Aquella primera edición «no tuvo repercusión, pero con la segunda y tercera las ventas se dispararon hasta convertirse en un auténtico fenómeno», recuerda el historiador José Luis Corral. El París de entreguerras, donde existía un movimiento de apasionados por los misterios, el ocultismo y la alquimia, era «un campo de cultivo bien abonado» para un libro que aplicaba todos esos temas a las catedrales góticas

Para el enigmático Fulcanelli, las catedrales constituían un compendio de todos los conocimientos de la alquimia medieval. Los principios de la sabiduría hermética se encontraban allí expuestos, a la vista de todos, pero a través de símbolos incomprensibles para los no entendidos. El alquimista relacionaba, por ejemplo, la planta de las catedrales en forma de cruz con el crisol alquímico y vinculaba los siete medallones de la Virgen en la fachada de Nôtre Dâme con los siete metales del proceso alquímico para la obtención de oro. Afirmaba que el «arte gótico» procedía del término «argot», un lenguaje secreto que solo los iniciados conocían y que la luz que penetraba en el interior de las catedrales poseía propiedades taumatúrgicas porque las vidrieras filtraban los rayos dañinos del sol.

Fachada de Notre Dame
Fachada de Notre Dame– ABC
 

«Los apasionados del esoterismo lo consideraron como su libro de cabecera, pero los académicos lo vieron como una especie de broma sin interés», continúa el catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza que se interesó en Fulcanelli en 2004, cuando comenzó a escribir su novela «El número de Dios», ambientada en la construcción de las catedrales góticas de Burgos y León. Después llegarían «Fulcanelli. El dueño del secreto» (2008) o «El enigma de las catedrales» (2012), sobre los mitos y misterios de la arquitectura gótica.

En España, la obra de Fulcanelli no tuvo tanta repercusión como en Francia, al menos hasta los años 70 del siglo XX, pero lleva publicándose de forma ininterrumpida durante medio siglo. Si ese logro ya constituye un misterio en sí para cualquier libro, mucho más para un oscuro tratado de alquimia como «El misterio de las catedrales». A juicio de Javier Sierra, su secreto es que «contiene un material imperecedero y altamente fascinante».

«La clave está en que nos enseña a “leer” el arte gótico en general, y las fachadas de la catedral de Notre Dame de París en particular, utilizando la rica simbología de la alquimia. De hecho, nos obliga a preguntarnos cuánto de ese saber “hermético” manejaron los maestros constructores del gótico y de dónde lo obtuvieron», explica el escritor. Ésa es, en su opinión, la mayor aportación del libro: «Nos enseñó a “leer” las catedrales, no solo a (ad)mirarlas».

Para José Luis Corral, ese contenido lleno de simbolismo y con diferentes vías de interpretación es una de las claves que explican su éxito, aunque el misterio siempre ha atraído a miles de lectores «sobre todo si se mezclan y confunden como es el caso de este libro, realidad y fantasía». Historiográficamente, aclara el historiador de la Universidad de Zaragoza, «no aporta nada y está lleno de errores de interpretación» ya que, por ejemplo, «considera como originales de la Edad Media, y así las analiza, esculturas que se labraron en el siglo XIX en las obras de restauración de la catedral de Nuestra Señora de París y lo mismo hizo con las vidrieras, que tampoco eran, salvo el rosetón norte, medievales».

«En cuanto a la interpretación de aspectos lingüísticos, como derivar la palabra “argot” del concepto “arte gótico” y decir que el argot era “el lenguaje de los pájaros” es absurdo», continúa el historiador.

El misterio del misterio

El verdadero secreto del interés que aún hoy despierta Fulcanelli es, a su juicio, «el misterio que rodeó a su autor en todos los sentidos, desde sudesconocida e intrigante personalidad hasta su desaparición».

«El misterio de las catedrales»
«El misterio de las catedrales»

Carlos J. Taranilla de la Varga lo incluye entre los personajes enigmáticos de los que escribe en su último libro sobre «Grandes enigmas y misterios de la Historia» (2017). «A día de hoy, no se sabe a ciencia cierta su identidad. Fulcanelli quedó en el anonimato», subraya este escritor y divulgador leonés antes de relatar un episodio que contribuyó a aumentar su halo misterioso.

En el libro «El retorno de los brujos» (también traducido como «El amanecer de los magos»), se recoge un episodio supuestamente ocurrido en 1937 en el que el científico Jacques Bergier «creyó tener excelentes razones para creer que se hallaba en presencia de Fulcanelli». Bergier trabajaba entonces como ayudante del científico pionero en la investigación nuclear André Helbronner en un laboratorio de ensayos de la Sociedad del Gas, de París, cuando un «misterioso personaje» le advirtió de los peligros de la energía nuclear.

«Los trabajos a que se dedican ustedes y sus semejantes son terriblemente peligrosos. Y no son solo ustedes los que están en peligro, sino también la Humanidad entera (…) Pueden fabricarse explosivos atómicos con algunos gramos de metal, y arrasar ciudades enteras. Se lo digo claramente: los alquimistas lo saben desde hace mucho tiempo (…) Bastan ciertas disposiciones geométricas, sin necesidad de utilizar la electricidad o la técnica del vacío», contaba Bergier que le dijo aquel hombre, anticipándose en ocho años a la detonación de la primera bomba atómica.

«Queda ese enigma de si era Fulcanelli y de si se adelantó con sus declaraciones a los acontecimientos nucleares», admite Taranilla de la Varga algo receloso, porque ese episodio fue escrito por Louis Pauwells «a toro pasado, ya que el libro se publicó en 1963». «Todo huele a tufo», añade.

Javier Sierra indica que, «por desgracia», no existe ningún documento anterior de Bergier que pruebe la veracidad de este testimonio recogido en «El retorno de los brujos». El escritor describe a Bergier como «un hombre fascinante, que estuvo implicado en mil campos -desde el espionaje a la ciencia de vanguardia- y una fuente inagotable de anécdotas». La de Fulcanelli «es una más», aunque sus libros rebosan de otras no menos intrigantes, según Sierra.

«Siempre estuvo muy obsesionado con el uso bélico de la energía nuclear. Solo eso explica que años después afirmase que el famoso manuscrito Voynich, ese libro indescifrable medieval que se guarda en la Universidad de Yale, era en verdad un tratado para el manejo de la fuerza del átomo», añade.

El supuesto encuentro habría tenido lugar ocho años después de que saliera a la venta un segundo libro de Fulcanelli, «Las moradas filosofales» (1929), en el que ampliaba sus teorías alquímicas a otros edificios góticos civiles y militares. Después, desapareció. No así las conjeturas sobre su identidad, que no dejaron de proliferar. Se pensó en su prologuista, en el pintor, en un tal Rosny el Viejo (escritor de obras esotéricas), en el Doctor Jaubert y otros aficionados al ocultismo como Castelot, Fauguerons o Dujols… También se sostuvo que tras el seudónimo se amparaba un colectivo de masones, alquimistas y ricos aficionados a las ciencias ocultas de París que se hacían llamar Los Hermanos de Heliópolis, a los que Fulcanelli dedicó su obra.

«Los únicos que le conocían, Canseliet y Champagne, sostenían lacónicamente que se trataba de un aristócrata de mediana edad, con cuya fortuna había estado a las puertas de descubrir la piedra filosofal», relata Taranilla de la Varga en su libro.

Sevilla y la conexión Heliópolis

Las especulaciones lo llevaron hasta Sevilla, donde varios discípulos dijeron haberlo visto en los años 50, con una apariencia mucho más joven de la que correspondería a su edad debido a que había comprobado los efectos del elixir de larga vida. Allí lo situó José Luis Corral en su novela «Fulcanelli. El dueño del secreto» (2008), vinculando al misterioso alquimista con el barrio sevillano de Heliópolis.

«Cuando se hizo en 1929 la gran Exposición Universal de Sevilla, varios masones participaron en el diseño de la misma. El barrio nuevo que se construyó para albergar los edificios de la exposición recibió el nombre de Heliópolis, “la ciudad del sol”, nombre extraño y ajeno por completo a Sevilla», explica Corral.

Él, sin embargo, no cree que Fulcanelli fuera una única persona. «Se han propuesto varios nombres, todos ellos miembros de las tertulias que se reunían en las librerías de temas esotéricos en el barrio de Montparnasse en París. Probablemente se trate de un colectivo formado por varios de ellos, pues el estilo del libro “El misterio de las catedrales” parece obra de varias manos», afirma.

¿Un anagrama?

Para Javier Sierra, «quizá la clave se esconda en el propio pseudónimo de “Fulcanelli”» y en esa primera edición de «El misterio de las catedrales» de 1926, de la que se conserva un ejemplar en la Biblioteca Nacional de Francia en París y media docena de ejemplares (hoy de gran valor) más en manos de particulares o bibliotecas masónicas. El escritor explica que con las letras de su nombre se puede armar una misteriosa frase en francés: «l’écu final» (el escudo final) y en la edición original de 1926 -no en posteriores ni en las traducciones- figura un escudo con otra misteriosa frase: «Uber Campa Agna». «Qué curioso que el nombre completo de Julien Champagne, uno de los eternos candidatos a ser Fulcanelli, un artista bohemio y ocultista del París de principios del siglo XX, fuera Julien Hubert Champagne. Uber Campa Agna, pronunciado a la francesa y rápido, recuerda a ese nombre. Eso es cábala fonética, algo que lauda repetidamente “El misterio de las catedrales”», constata.

Escudo de la edición original
Escudo de la edición original

En 1999, Jacques d’Arès causó un gran revuelo al sacar a la luz un manuscrito presuntamente escrito por Fulcanelli titulado «Finis gloriae mundi», como el célebre cuadro de Juan de Valdés Leal. Surgieron muchas dudas, «razonables» en opinión de Sierra, porque «ese libro, citado por Fulcanelli, nunca se publicó en vida de éste». Tras leer lo que se ha publicado después sobre él, el escritor considera que «no es improbable que sean notas incompletas del mismo autor de “El misterio de las catedrales” y “Las moradas filosofales”». José Luis Corral discrepa: «Mi opinión es que Fulcanelli, fuera quien fuese, no es el autor de este libro, sinoalguien que aprovechó el nombre para intentar seguir atesorando éxito, que no logró».

La identidad de Fulcanelli nunca se ha aclarado, probablemente porque nunca se ha abordado una investigación en serio al respecto, a juicio de Corral. «Cuando se ha hecho desde los “incondicionales” ha primado mantener el misterio y el academicismo -especialmente el francés, que es muy rígido, conservador y poco atrevido- no ha querido entrar en ello por parecerle un tema impropio de una investigación seria. Y así seguimos».

http://www.abc.es/cultura/libros

Poemas de por ahí

No hay texto alternativo automático disponible.

Soy el único sol
que no te abandona
Brillo de unas notas 
que suenan como el viento
Como el humo de un puro cubano
Como ese cementerio 
Que te entierra 
Agonía y llantos
Déjame crecer
Solo quiero ser una persona
Como todo el mundo
Envejecer
Darle con una piedra
A ese incierto futuro
Sentir que la vida
Tiene algo más que eso que me dices

——————————————————————————–

Ir contra la corriente
Empieza el otoño
Yo ya estoy en pleno invierno
Me como las hojas de un durazno
Que se cae a pedazos
Mis lágrimas se secan
y veo venir un nuevo sentimiento
No se si sea un resquicio del viento
O una nueva flor
el Viento es un viejo y sabio amigo
Me dice que me detenga en esa carrera
de los melancólicos
De los soñadores
Minúsculas son las uñas
que tengo para cenar
No son suficientes
El fuego que sale de esa roca milenaria
Mantiene la llama y el silencio
Que necesito

Juan A.  Pérez

www.elperromorao.com