Diario ìnfimo


 El escritor se sienta
 y escribe. Pero lo que finalmente escribe es siempre una sombra de lo que pretendía escribir. Por su p

arte, el lector se sienta y lee. Pero lo que finalmente interpreta o metaboliza es siempre una sombra de lo que el autor escribió. En cuanto a lo que el lector finalmente recuerda tiempo después, es siempre una sombra de lo leído. Una sombra de una sombra de una sombra.

Javier Puche

http://www.uncuentoaldia.es

zp8497586rq