Las mediáticas esposas de Peña Nieto y Xi Jinping

Por: Verónica Calderón

La imagen, distribuida por Televisa, muestra una cara inusual de las relaciones entre México y China. En ella, al centro, están las esposas de los presidentesEnrique Peña Nieto y Xi Jinping: la cantante Peng Liyuan, de traje sastre negro, y la actriz Angélica Rivera, con un vestido azul. La primera dama del país más poblado del mundo visitó este miércoles los estudios donde se graban las telenovelas de las que se ha declarado “amante” durante la visita oficial de su marido a México.

China
Peng no está sola en su afición. Los culebrones mexicanos han desembarcado en China. Desde 2007, Televisa, el mayor productor de televisión en español del mundo, produce melodramas con actores chinos, entre ellos una versión en mandarín de Betty la Fea.

Televisa firmó en 2010 un acuerdo con China International Television Corporation (CITVC), la cadena estatal del país asiático, que cubre el 95% del territorio chino, un mercado publicitario 12 veces más grande que el mexicano.

Y para su visita a los foros de Televisa, Peng no habría podido conseguir mejor anfitriona: Angélica Rivera, la esposa del presidente mexicano y exactriz de telenovelas. En México, a Rivera se le conoce por La Gaviota, el mote del personaje que interpretó en Destilando amor, la última telenovela que protagonizó y que se transmitió con éxito en China en 2010.

La esposa de Xi Jinping no es menos famosa. Ha protagonizado la gala de Año Nuevo durante más de dos décadas en las que interpreta canciones patrióticas como Gente de nuestro pueblo, Soldado y madre o Elogio de la banderaLa canción de la Lavandería es un himno cuya letra describe a los tibetanos en gratitud con el Ejército chino. “Es una soldado de las artes”, la define la página de la agencia estatal Xinhua.

Las dos mujeres son las segundas esposas de sus respectivos maridos. Peña Nieto enviudó en 2007 tras la repentina muerte de Mónica Pretelini, la madre de tres de sus hijos y Xi se divorció de Ke Lingling, la hija de un diplomático, en los años ochenta.

Después de que sus respectivos maridos asumieran el poder, Peña Nieto en diciembre de 2012 y Xi en marzo de este año, las dos han asumido papeles similares. Peng ha mantenido un perfil bajo para no robar focos a su marido —evitó acompañarle en el viaje anterior de Xi a EE UU, en febrero pasado—. Su fama, que le ha ganado el apodo de “La Carla Bruni china” la distingue de sus discretas predecesoras.

Rivera, por su parte, se dedica a su puesto como Presidenta del Consejo Ciudadano del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF, la dependencia que tradicionalmente han encabezado las esposas de los mandatarios mexicanos). La página web de la presidencia mexicana define que “servir a México apoyando el trabajo del hombre que más admira” representa “el más grande honor”.

http://blogs.elpais.com/periscopio-chilango

Deja un comentario