Greenpeace y el crimen de Nazca.

Las campañas de Greenpeace hace tiempo que solo buscan el foco mediático. Realmente no sirven para solucionar problemas ambientales sino que su función es captar la atención de la prensa y medios de comunicación, de hecho muchos periodistas suelen participar en ellas. Ellos dicen que para concienciar a la gente, aunque algunos descreídos como yo pensamos que esta “concienciación” es convenientemente rentabilizada ya que esa publicidad, muchas veces gratuita, acaba convertida en cuotas y donaciones. Solo con esta estrategia en mente se entiende la última campaña llevada a cabo en las líneas de Nazca, donde no está clara la frontera entre lo que es la concienciación ambiental o el puro y simple vandalismo.

La campaña consistió en poner una pancarta (en inglés, y eso que están en Perú, ya se sabe, los peruanos deben ser donantes de segunda categoría para Greenpeace) al lado del Colibrí, una de las figuras más reconocibles del complejo arqueológico de Nazca. Parece que desconocen que la zona de las líneas es una zona de acceso hiper restringido, que está vetado incluso para las visitas oficiales de jefes de estado y que solo se puede tener acceso con calzado especial y por causas muy justificadas. Las líneas están realizadas cavando sobre la superficie y dejando al descubierto el estrato inferior, de color más claro, lo que supone que remover el terreno circundante simplemente con pisadas puede provocar que las líneas se difuminen. Pues esto pareció no importar demasiado a un comando de Greenpeace, capitaneado por el argentino Mauro Fernández (otra falta de respeto para los peruanos), que fue publicada originalmente en su página defacebook. Ante esta acción la asociación María Reiche disparó las alarmas (traducción de Magonia):

Las líneas de Nazca están en un área restringida donde no está permitido entrar sin una razón. La figura del colibrí está aproximadamente a un kilómetro de la autopista más cercana con otras mil líneas entrecruzándose hasta llegar a esa zona. ¿Pueden asegurar que no hicieron ningún daño, considerando que llegaron a ese lugar cuando todavía estaba oscuro? El desierto de Nazca tiene una docena de figuras, pero miles de líneas aún más impresionantes”.

Todos unidos en la joda. Foto: AP
Foto de associated Press donde se ve al cabecilla, el argentino Mauro Fernández dando órdenes,

A lo que Greenpeace replicó:

el mensaje fue escrito con letras de tela puestas sobre el terreno sin tocar las líneas de Nazca. Todo fue supervisado por un arqueólogo experimentado, que se aseguró de que no quedara ningún rastro

Que como podemos ver es falso:

En la foto se aprecian claramente las señales dejadas por los vándalos para llevar a cabo su acción.

Tampoco es la primera vez que Greenpeace destroza el patrimonio arqueológico de Perú. En el 2008 hicieron una campaña en Machu Picchu:

Por cierto: ¿Había un arqueólogo en el equipo? ¿Y les permitió hacer una barbaridad de este tipo? ¿y no le han quitado el carnet? Bueno realmente el arqueólogo de cabecera de Greenpeace tiene el mismo nivel que su científico de cabecera para el tema de los transgénicos (Seralini). El arqueólogo, según informa el NY times es Wolfgang Sadik. Como señalaron algunos, llamarle arqueólogo es muy generoso, simplemente estudió arqueología en su momento, pero lo dejó para hacerse activista, cargo que ha dejado para convertirse en vándalo.

¿arqueólogo de Greenpeace? Bueno, a Seralini también le llaman biólogo molecular.

De hecho entre los “logros arqueológicos” del tal Sadik está el de tratar de reconstruir el arca de Noé en la cima del monte Ararat para llamar la atención del cambio climático, con lo cual queda claro que tiene más de iluminado que de científico.

Miembros de Greenpeace destrozando el patrimonio cultural peruano

Para tratar de paliar los daños Greenpeace publicó una disculpa oficial que produce sonrojo por la desvergüenza. De hecho la propia nota de disculpa es más una nota exculpatoria al presunto cabecilla de la acción (el argentino Mauro Fernández) que una disculpa, algo que choca con las fotos que ellos mismos hicieron y con lo que publicó el propio Mauro Fernández en su perfil de twitter (@mnfernandez), donde exhibía la prueba del delito como foto de perfil (Fuente: UTERO.PE).

Y sus twits posteriores tampoco es que solucionen nada:

maurofernandez

¿Greenpeace actuando respetuosa y pacíficamente? Vamos Mauro no me jodas ¿te refresco la memoria? Pues por ejemplo el asalto a las instalaciones del Csiro Australia en las que causaron desperfectos por valor de varios miles de dólares. Vale, tiene la pinta que te han puesto en el cargo por guaperas, hasta ahí llego, pero no me creo que digas eso, un poquito listo tienes que ser ¿no?

Si Mauro, en las fotos sales de cine, pero lo de Nazca es delito.

El jefe internacional de Greenpeace Kumi Naidoo se desplazó a Lima para pedir perdón, al más puro estilo rey Juan Carlos, perdón no lo volveré a hacer. Lo cual no deja de ser un gesto hipócrita, ya que desde un principio se han dedicado a entorpecer la labor de la fiscalía al negarse a identificar a los responsables de la acción y admitir que abandonaron el país. Por lo tanto lo que ha ido a hacer Naidoo a Lima es reírse en la cara de las autoridades. Una disculpa no puede servir para obstruir la acción de la justicia ni para enmascarar un delito, que en la justicia peruana se castiga con una pena de hasta seis años. De hecho las identificaciones que ha podido hacer la fiscalía han sido en base a este vídeo publicado por la propia Greenpeace. En la acción participaron unas 20 personas de países como Austria, Italia, Chile, Brasil o Alemania. Sorprende que en el equipo no participara ningún peruano, lo dicho, para Greenpeace deben de ser de segunda.

Y por si fuera poco el insulto, en las fotos distribuídas por la propia Greenpeace sobre la acción, han disimulado los daños con Photoshop.

greenpeace nazca JPG

No es por nada, pero yo si fuera socio de Greenpeace se me caería la cara de vergüenza. Es difícil encontrar atenuantes, tanto para la acción en si, como por su torpe comportamiento posterior obstruyendo la acción de la justicia y tratando de borrar las consecuencias a golpe de Photoshop. Espero que los reyes magos traigan carbón a Greenpeace y a vosotros y a toda la gente con dos dedos de frente, que los reyes no os dejen un carnet de socio de Greenpeace. Para ayudar al medio ambiente sirve poco, más bien para que sus dirigentes puedan seguir cobrando sueldos astronómicos.

PD: Este es el vídeo de Kumi Naidoo en directo en la televisión del Perú, tratando de hacer pasar por una disculpa lo que no es más que una burla. No perdais de vista a la traductora, la española Aida Vila Rovira de la que igual un día os hablo y de su costumbre de hacer viajes muy caros a países muy pobres.

http://jmmulet.naukas.com/

Deja un comentario