El gobierno de Ricky Ricón

Resultado de imagen para gobierno de ricos con trump

Donald Trump no ha dejado a un lado las provocaciones. A Barack Obama le contestó que por supuesto que no, que si acaso hubiera competido por un tercer mandato, el todavía ocupante de la Casa Blanca no le habría ganado en la elección. Esto como respuesta a lo dicho por el aún Presidente en una entrevista para la cadena CNN. Pero no fue lo único que el republicano expresó, se fue también contra la ONU: “Naciones Unidas tiene un gran potencial, pero ahora es sólo un club de gente para reunirse, hablar y pasársela bien. ¡Qué triste!”, escribió en su cuenta de Twitter sobre la institución de corte internacional más importante que hay en el mundo. Muy envalentonado ha andado el Presidente electo de EU. Y el pronóstico es que seguirá así: por algo ha decidido integrar a puros cuates suyos dentro de su gabinete. Aunque aquí la cuestión es que no son cualquier persona estos “afortunados”, sino que son todos multimillonarios que juntos hacen ya al equipo presidencial más acaudalado de la historia, y eso que apenas ha sido nombrada la mitad de sus integrantes.

Lo reportó Forbes hace unos días: Wilbur Ross, quien será secretario de Comercio, tiene una fortuna valuada en dos mil 500 millones de dólares; Betsy DeVos, próxima secretaria de Educación, posee nada más cinco mil 100 millones de dólares; Rex Tillerson, anunciado como secretario de Estado, tiene 325 millones de dólares; y Steven Mnuchin cuenta con una fortuna de 46 millones de dólares; Ben Carson, que se va a Vivienda, tiene 26 millones de dólares; Elaine Chao, que va a Transporte, tiene 16.9 millones de dólares; y Jeff Sessions, que despachará en Justicia, tiene 7.5 millones de dólares. Acaso los funcionarios menos acaudalados son el vicepresidente Mike Pence y Ryan Zinke, cuyas fortunas no le llegan al millón de dólares.

En total, si le sumamos la fortuna de Trump, que asciende a tres mil 700 millones de dólares, lo que va nombrado de este gabinete suma cuatro veces la riqueza del total del gabinete de Barack Obama y 30, sí, 30 veces lo que sumaba la del equipo de George W. Bush. O si nos ponemos internacionales, la riqueza de los integrantes ya anunciados del equipo de Donald Trump suma más que el PIB de muchísimos países: Tuvalú, Montserrat, Kiribati, Naurú, Islas Marshall, República de Palaus, Anguila, Gambia, Somalia, Belice, Liberia, Andorra, Barbados, Fiyí, Sierra Leona, Mónaco, Kosovo, Ruanda, Madagascar, Nicaragua, Mongolia, Burkina Faso, Jamaica, Senegal, Islandia, Nepal, Honduras, Afganistán, El Salvador, Estonia, Uganda, Trinidad y Tobago, Bolivia y otros 54 países del mundo. Así de ricos, así de groseras las fortunas de quienes tomarán decisiones junto al próximo Presidente de EU.

De esta manera, con estos nombres y apellidos, con todo este dinero en sus cuentas de banco, es que Donald Trump gobernará para demostrarnos qué tan antisistémico es en realidad, qué tanto puede hacer contra el sistema que, dice, tanto daño le ha hecho a su país. Todavía no inicia su mandato y ya hay acusaciones de conflicto de interés, como aquel con su fundación o la presencia de sus hijos dentro del equipo de transición. Lo mismo ha ocurrido con algunos miembros de su gabinete. De esta manera es que, jura y perjura, acabará con la corrupción, según los cinco puntos de la “reforma ética” que anunció. Con nombres de puros millonarios, conservadores y críticos de cualquier política progresista. Ya hablamos aquí de aquellos halcones del horror que estarán al frente del gabinete de seguridad. Ahora a éstos, agreguémosle que son millonarios. Ahí tienen al gabinete de Trump que, repito, aún no está completo, con el que México y el mundo deberán negociar cualquier tema. Así pinta el 2017… 2018… 2019…2020…

Si el Club de Ricky Ricón que despachará en Washington vela por los intereses de sus ciudadanos (ojo, no sólo de sus votantes) antes que por los de sus propias empresas y fortunas, algo nuevo estaremos viendo en este mundo. De lo contrario, algo nuevo habremos aprendido y deberá corregirse antes de que todas las democracias acaben de convertirse en la caja chica de los grandes capitales del globo terráqueo.

YURIRIA SIERRA

http://www.excelsior.com.mx/opinion

Deja un comentario