Verme huido

La imagen puede contener: personas sentadas

 Verme huido
(sobrio de versos y prosas)

de la catástrofe que embarga
las heladas matinales
como constancia burlona e inamovible
de persistentes amenazas mudas
que me empapan
de un llanto incomprensible,
que me tiembla las sienes
y me abandona la boca
a una resequez lasciva
de reptil de lengua bífida.
Dormir sin sueños
para dejarme en mazmorras
repintadas y con luz natural
que salvan los porqués
al golpe rebotado
de sus hormigonados muros
trepidando en mis oídos
con un moscardoneo mordaz
de eco engalanado.
Fundirme con el último pitillo
en ligera ceniza
dónde el rumor de la duda
(el hálito de la hecatombe,
el deber del escalofrío)
sean mera humareda
inofensiva e incorpórea.

Deja un comentario