Rusia intenta frenar un potente virus informático bendiciendo los ordenadores con agua bendita

Mientras las corporaciones y agencias gubernamentales de todo el planeta se devanan los sesos para plantar frente al temible virus informático WannaCry y posibles  versiones más dañinas de ransomware, desde ese gran parque temático que es Putinland (anteriormente conocido como la URSS o Rusia) se ha desplegado la tecnología más punta para enfrentarse a los cibertaques. Los rusos han hecho lo que muchos cuando nos saltaba el ‘Virus de la Policía Nacional’ advirtiendo que debíamos pagar una multa por haber visto cierto contenido porno: encomendarnos a Dios. Así, desde la península de Kamchatka a los Urales, sacerdotes y monjes ortodoxos han abandonado la vida contemplativa para desempolvar sus hisopos y disponerse a defender a la Madre Patria a base de salpicones generosos de agua bendita.

Las autoridades rusas se han tomado muy en serio la necesidad de protección divina de sus supercomputadoras y, en lugar de contar con cualquier pope local, el Ministerio de Interior del país ha invitado al mismísimo papa ortodoxo (el  Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa Kirill de Moscú) para que interponga una santa barrera entre sus ordenadores y los hackers, que por contraposición deben ser verdaderos seguidores de Satán.

Es importante recordar que la iglesia rusa ha tenido un gran florecimiento desde la caída de la Unión Soviética, en gran parte gracias a las políticas conservadoras de Vladimir Putin, que ve al estamento eclesiástico como aliado. Y claro, es de bien nacido el ser agradecido.

Eso explica que, según leemos en  Heatstreet, sea ya costumbre el que sacerdotes ortodoxos bendigan salas de servidores y cualquier otro invento de la tecnología moderna que (según ellos) proteja a la nación euroasiática.

He aquí algunos ejemplos:

Todas estas imágenes prueba que en Rusia, como en España, lo de la separación iglesia-estado, parece estar muy poco claro.

Visto en Heatstreet

http://blogs.publico.es/strambotic

También te puede interesar...

Deja un comentario