Sego y Obval: El artista mexicano que se convertirá en el mejor muralista gracias a sus criaturas fantásticas

Patas largas y delgadas, como si parecieran estar llenas de baba y pelitos que se pegan en los dedos si alguien decide tocarlas. Cuerpos amorfos a los que les salen extremidades que se asemejan a seres venidos de otro planeta. Ojos grandes que, en cualquier momento, pueden comernos. Colores que hacen que las formas, líneas y curvaturas se vuelvan más evidentes, más impactantes y más precisas. De animales, insectos y bichos es de lo que están llenos los graffities de Sego y Ovbal, uno de los artistas urbanos más importantes de México.

Este artista visual nació en la Ciudad de México, pero vivió su infancia en Oaxaca, lugar de donde provino la mayor inspiración que plasma en sus murales: criaturas fantásticas, flora y fauna. Comenzó a pintar en la calle, en esos sitios en los que el arte surge de manera más pura. Luego se especializó y se dio cuenta de que lo que hacía de verdad tenía un valor. Es así como muchos otros artistas han visto en sus murales destellos únicos con los que logra transmitir su visión del mundo.

Sego y Ovbal, quien posee una doble identidad, ha expuesto en los lugares más importantes como Nueva York, Suecia, París, Buenos Aires, entre otras. Su pasión es intervenir espacios públicos, reapropiarse de sitios abandonados, paredes olvidadas, barrios en medio de la nada, para crear historias y recuerdos que conecten con sus espectadores.

También es importante para él saber en qué lugar estará la pieza, pues su intención es que la misma haga juego con la atmósfera que la rodeará. Lo que caracteriza sus murales es la manera en que retrata los procesos de los insectos a través de formas y de saber manejar la presión de los aerosoles; estos murales producen en un sentido de pertenencia, y no porque esté en un barrio humilde se deja de apreciar su belleza, sino que es posible disfrutarlo por medio de todos nuestros sentidos.

“No es que me lo haya planteado. Cuando uno crece con una familia, usas las mismas palabras o los mismos gestos. Y yo creo que a mí me estaba pasando eso: estaba absorbiendo una cultura visual que, cuando crezco, lo incorporas o te mueves en cosas que de niño absorbiste. Lo que más me gusta es que sin decir “soy oaxaqueño”, como dicen algunos pintores famosos o ‘mi obra tiene que ver con Oaxaca’. Yo viví Oaxaca en algún momento y lo hago saber. No tomo Oaxaca para sustentar mi obra. Lo que Oaxaca aportó a mi obra fue una forma de percibir las cosas. Una que a veces no sé explicar del todo”.

Este artista mezcla distintas técnicas para la creación de sus piezas y les otorga una distinción a través de sus colores y líneas definidas, por ello es que se ha convertido en uno de los referentes de la nueva ola de artistas que están cambiando el arte y el diseño en México.

Ahora imagina que un chapulín emplumado se yergue frente a ti sobre un fondo negro. Los colores comienzan a deslumbrar tus ojos y no crees lo que ves; rosas, verdes, amarillos y naranjas. Quizá, tu piel siente algunas descargas eléctricas que recorren sus extremidades. Hay unos ojos enormes que quieren devorarte con su pupila dilatada. Las patitas posan encima de granos de maíz que representan nuestra cultura. Hay algo de onírico, de surrealismo, de fantástico, que parece hemos entrado en un trance psicodélico; sin embargo, sólo se trata de un nuevo mural que SEGO y OBVAL ha creado en las oficinas de Cultura Colectiva, para que quienes lo aprecien sientan que todo es posible incluso aquello que soñamos.

**

Descubre a más artistas mexicanos urbanos que si eres amante del arte contemporáneo debes conocer sus obras.

**

Si quieres conocer más de Sego y Obval, visita sus redes:

@segoobval

http://segoyovbal.blogspot.mx/

https://culturacolectiva.com/arte/

Deja un comentario